Achaval Ferrer lanzó su nueva línea Appellation

Está integrada por dos blends de Malbec, uno de Valle de Uco, el otro de Luján de Cuyo

 Appelation Achaval Ferrer Malbec
Las dos etiquetas de la línea Appellation de Achaval Ferrer

La bodega mendocina Achaval Ferrer sigue profundizando su expertise en Malbec. Acaba de lanzar una nueva línea de vinos de alta gama, Achaval Ferrer Malbec Appellation, un nueva serie que está conformado por dos Malbec que nacen a partir de la identificación de viñedos ubicados en dos apelaciones destacadas: Luján de Cuyo y Valle de Uco.


"Achaval Ferrer Malbec Appellation nace en un gran momento de la bodega y de la vitivinicultura nacional, en donde además de consolidarnos como país elaborador de vinos de calidad, somos reconocidos internacionalmente por nuestros grandes Malbec", comentó Gustavo Rearte, enólogo de Achaval Ferrer.


Y agregó: "Esta nueva serie llega en un momento de madurez que invita a reconocer las denominaciones de origen en un país de grandes extensiones, para interpretar las características propias de cada una de ellas. Reconocer la micro diversidad es darle voz a los viñedos y dejar que ellos hablen a través de sus frutos.”

El precio de la línea es de $8500
achaval ferrer valle de uco
Appellation Valle de Uco
¿Querés leer más sobre Vino? Te recomendamos: Norton renueva la imagen de su Malbec D.O.C.

Achaval Ferrer Malbec Appellation Luján de Cuyo es un blend de Malbec provenientes de viñedos de Las Compuertas, Perdriel y Agrelo. El viñedo de Las Compuertas le otorga elegancia y carácter floral, Perdriel le aporta intensidad y Agrelo, al tratarse de viñedos plantados en el año 1923, especias y potencia en mitad de boca, cuentan desde la bodega.

En ambos casos se trata de la añada 2019, y son poco más de 7000 botellas por cada etiqueta

Achaval Ferrer Malbec Appellation Valle de Uco, por su parte, surge de viñedos ubicados de Gualtallary, Chacayes y Altamira. Chacayes, en Tunuyán, aporta notas del pedemonte, hierbas de la montaña y aguaribay, un árbol regional. Gualtallary, en Tupungato, otorga potencia e intensidad. Altamira, en La Consulta, debido al clima extremo combinado con la altura, provee mineralidad y taninos marcados.