Un box de lujo que cuenta la historia de Rosell Boher

La bodega mendocina lanzó una vertical con las 3 primeras añadas de su Gran Reserva

rosell boher gran reserva
Vertical de lujo de un gran exponente de Valle de Uco

Son solo 500 estuches numerados los que acaban de salir a la venta en este momento en que muchos piensan qué regalar para las Fiestas. En su interior, cada uno de los boxes contiene una vertical conformada por botellas de las tres primeras añadas de Casa Boher Gran Reserva -las 2013, 2014 y 2015-, en las que es posible experimentar la evolución de los grandes cortes creados por los enólogos Alejandro Martínez Rosell y Nicolás Calderón.

Su precio es $30.000
rosell boher gran reserva
El estuche cuenta la historia del Casa Boher Gran Reserca

Un repaso por estas cosechas da cuenta de los cortes y de la búsqueda detrás de cada uno de ellos, que en todos los casos toman su uvas del Valle de Uco, Mendoza:

  • La cosecha 2013 es un 90% Malbec y un 10% Merlot. "Hoy se muestra como un vino de color rojo brillante, con tonalidades naranjas y lágrimas definidas y elegantes. Aromas a frutas secas como pasas de uva y ciruelas, y aparece algo refrescante y especiado que acompaña bien con las notas de vainilla y café propias de la madera. En boca, aparecen sabores a mermeladas y frutas secas. De estructura polifenólica y con taninos dulces que lo hacen pleno", describen sus hacedores.

  • La añada 2014 es un corte 60% Malbec, 30% Cabernet Sauvignon y 10% Merlot. "Ya se ha transformado en un vino de color rojo, con tonalidades naranjas propias del paso del tiempo, con lágrimas definidas y elegantes. En nariz, higos secos, y aparece algo especiado y piracínico, propio del Cabernet Sauvignon, del tipo de pimientos que se acompaña bien con la madera. En boca, sabores a mermeladas y frutas secas. Es un vino amplio, de buen peso y elegante".

  • El 2015 es 60% Malbec, 25% Merlot y 15% Cabernet Franc. "Es de color rojo oscuro intenso, con tonalidades naranjas. Se perciben frutas rojas como guindas y cerezas bien maduras, y en concordancia con el paso por madera se torna bien compleja. En boca, aparecen sabores a mermeladas y frutas secas. Es un vino equilibrado, robusto, de buena acidez y complejidad".

Apreciación personal es que se nota un salto de precisión y de frescura entre las añadas 2013 y 2014; en esta última aparece más claro el camino que toma este corte de ahí en adelante. En todos los casos, se trata de vinos que tienen aún años de evolución por delante. Por suerte, la bodega ha guardado botellas de todas las añadas (incluídas las que vienen después de esta primera trilogía) para contar su historia.

rosell boher gran reserva
Si querés leer sobre Vinos te recomendamos: Quizás no sea un naranjo... ¡pero está buenísimo!