Cheval des Andes insiste en el equilibrio entre Malbec y Cabernet

Actualizado: 16 sept 2021

Lejos de cortes con más variedades, la añada 2018 es pura frescura y equilibrio

Cheval des Andes 2018
Cheval des Andes 2018

No debo ser el único que año tras año espera con curiosidad cada nueva añada de Cheval des Andes. Además de ser un gran vino, tiene la virtud de ser fiel reflejo del clima del año; como sucede con los grandes vinos del Viejo Mundo, donde hay buenos años y otros no tanto. Quizás sea porque no deja de ser hermano de sangre de Château Cheval Blanc (para los que no conocen su historia, Cheval des Andes nace de una asociación del citado château de Saint Emillion y Terrazas de los Andes con la idea de crear un "Gran Cru de los Andes").


La añada 2018 de Cheval des Andes, presentada ayer en sociedad, habla de todo eso: del clima del año y de la búsqueda de una identidad mendocina pensada desde una concepción bordelesa, en la que arte del assemblage es tan importante como el trabajo en el viñedo. En cuanto al corte de variedades de cada cosecha, este nunca es casual: hay muchas decisiones detrás.


Una de esas decisiones queda clara en el hecho de que Cheval des Andes 2018 es, como la añada 2017, un bivarietal: 70% Malbec y 30% Cabernet Sauvignon. Cuenta Gerald Gabillet, enólogo de Cheval, que el Merlot y el Cabernet Franc que antes solían aparecer en los cortes ya son historia. De hecho, esas vides han sido arrancadas para ser reemplazadas por Malbec ¿Y el Petit Verdot? "La idea es que en una proporción no mayor al 2% sea como la especia del corte, pero este año no estuvo bien como para ser parte del blenc", precisó.


La menor proporción de Cabernet que en la añada 2017 también es respuesta a las condiciones climáticas: una helada dejó fuera de juego parte de las héctareas de Cabernet. Hay que tener presente que desde 2016 Cheval solo usa uva de viñedos propios.


Entonces, ¿qué decir de Cheval des Andes 2018? Lejos está de las altas concentraciones de épocas anteriores. Tiene una frescura y un paso ágil en boca similar a la añada 2016, aunque carece de las notas herbales que ese año aportaba el Petit Verdot. Cheval es hoy un tinto que hace foco en la dupla Malbec-Cabernet Sauvignon, con presencia perceptible de notas de crianza (algo de chocolate y leve vainilla), aunque muy cuidadas. Destaca la fruta roja redonda que aporta Las Compuertas, pero también cierta mineralidad propia de La Consulta.

Su precio es $14000

Como ya es habitual en Cheval des Andes, hay en 2018 mucho potencia de guarda y un notable equilibrio entre la fruta del Malbec y los taninos maduros y suaves del Cabernet. Su graduación alcohólica es de 14,7%.

Cheval des Andes 2018
Si querés leer más sobre Vino te recomendamos: Pyros se luce con su primer blanco de Pedernal