Clos de los Siete se renueva con su añada 2018

Actualizado: 31 jul 2021

Cumple 20 años con un tinto complejo que llega listo para beber

Clos de los Siete 2018
Clos de los Siete 2018

De Clos de los Siete 2017 recordamos (porque lo hemos escrito) su frescura, pero por sobre todo su intensidad. También, con cierta retrospectiva, la idea de que era tinto ideal para esperarlo un poquito antes de abrir. Todo esto viene a cuento de que la nueva añada, la 2018, llega un pelito abajo en intensidad y, al mismo tiempo, más lista para beber (lo que no significa que quien quiera guardarlo un par de años esté errando, pues estamos ante un vino hecho para mejorar con el tiempo).


Pero el flamante Clos de los Siete viene con otra novedad: nueva etiqueta. "Como culminación del año de celebración de nuestras dos décadas en Mendoza, Clos de los Siete se renueva -cuentan desde la bodega-. Quisimos cerrar este año de festejos con un actualización de nuestra imagen fundacional, por la cual el mundo nos ha conocido y elegido desde la primera cosecha que lanzamos al mercado".

Su precio es $1400

¿Por dónde pasa la novedad? La clásica estrella se agranda y al 7 que lleva adentro suma la C (de Clos); también hay algunos cambios tipográficos, pero quizás lo más significativo es que suma su lugar de origen: Valle de Uco, Mendoza. "En los inicios de Clos de los Siete, nuestro país no contaba con el reconocimiento internacional que ha alcanzado actualmente. El trabajo consistente realizado durante todos estos años por bodegas y viticultores hace posible el reconocimiento de provincias y zonas de elaboración destacadas por su calidad", explican desde Clos.

clos de los siete 2017
Esta era la anterior etiqueta

Pero hablemos de lo más importantes: el vino. Clos de los Siete 2018 es un corte de Malbec (55%), Merlot (19%), Syrah (12%), Cabernet Sauvignon (10%), Petit Verdot (2%) y Cabernet Franc (2%). "Un gran vino para coleccionar, complejo, elegante y seductor", dice Michel Rolland, su creador. Y podemos agregar su gran complejidad aromática, en forma de capas: hay aromas a fruta roja y negra madura, con tostados dulces de madera, aromas especiados y florales (violetas).


En boca tiene una entrada de fruta roja madura (guinda), con tostados de madera presentes. Tiene una intensidad moderada y es algo compacto inicialmente, pero luego se abre con notas de ciruela, de pimienta y de hierbas. Sus taninos son suaves y maduros; hay mucha frescura, pero de una acidez amable. En su final aparece aparece una nota de chocolate amargo. Su graduación alcohólica es de 14,5%. Tiene mucha guarda por delante, pero está listo para ser descorchado y acompañar comidas potentes, como guisos o carnes de caza.

Si querés leer más sobre Nuevos Vinos te recomendamos: Demencial suma un versátil Malbec de Calingasta