Cocktails a la hora del aperitivo en Cincinnati

Actualizado: ene 22


Aperol Spritz
Un infaltable Aperol Spritz

El verano porteño tiene sus secretos: pequeños reductos más o menos escondidos en el medio de la ciudad, en los que se puede disfrutar de un buen trago a la hora en que cae el sol. Uno de esos recomendables sitios a descubrir en pleno microcentro es Cincinnati. Ubicado al pie de la Torre Bellini (Esmeralda 924), este restaurante especializado en pizzas de estilo napoletano ofrece una carta de cocktails que al caer la tarde se disfrutan con una propuesta de antipasti.

cincinnati
Cincinnati tiene una carta de tragos de autor

¿Qué beber? Su carta de tragos autor incluye al Italian Dry, con gin, jugo y piel de limón, jarabe de lemongrass y prosecco italiano ($580); la Caipi a la italiana, con vodka, lima y amaretto ($480); la Pozione d’Amore, con vino moscatel de Alejandría, frutos rojos, maracuyá y lima ($590); el Bitter Negroni, con gin, Campari, Punt e Mes y rodaja de pomelo ($480); y el infaltable Aperol prosecco, con Aperol, prosecco italiano, soda y rodaja de naranja ($580), entre otros. Además, todos los días se suma un cóctel especial del día.

Cincinnati
Antipasto di mare

Pero como la hora del aperitivo conviene disfrutarla con algo para picar (y evitar que el alcohol haga sus efectos sobre un estómago vacío), Cincinnati ofrece en su modo "after-office" preparaciones frescas, como la burratina e prosciuto crudo, una burrata con jamón crudo, rúcula y tomates confitados ($660); los gamberi croccanti, langostinos rebozados en copos de maíz acompañados de crema de ajo ($850); el antipasto di terra, con quesos y fiambres italianos ($880); el antipasto di mare, con calamaretis, rabas, langostinos y mejillones ($950) y la tradicional parmigiana di melanzane, compuesta por berenjenas, pomodoro, albahaca fresca y queso sbriz ($550).

Cincinnati abre de lunes a viernes, de 11 a 00 horas: sábados y domingos, de 18 a 00
Cinconnati
Burratina e prosciuto crudo
Si te interesa leer más sobre cocktails te recomendamos: Un happy hour con vista al Rosedal de Palermo