Hay un Gran Enemigo blanco y es un (gran) Torrontés

Alejandro Vigil lanzó una partida pequeña de un Torrontés de Gualtallary, que ya se agotó

Gran Enemigo  Torrontés
Gran Enemigo Single Vineyard Gualtallary Torrontés 2021

Se hizo esperar. Hacía rato que el Gran Enemigo venía necesitando un blanco y las apuestas eran muy amplias: ¿un Chardonnay?, ¿un Semillón? No... La variedad elegida por Alejandro Vigil es el Torrontés, pero no cualquier Torrontés. De altura y de Gualtallary (Valle de Uco, Mendoza), con un perfil que lo emparenta con un Riesling de Alsacia, y una botella acorde.


Proveniente de parrales plantados a 1600 metros de altura, este Torrontés de Bodega Aleanna se fermentó en vasijas de arcilla con levaduras salvajes durante 10 días, para después ser criado en barricas de roble de 500 litros, en presencia de velo.

gran enemigo torrontés
Se distingue de los otros Enemigos por su botella Alsacia
¿Querés leer más sobre Nuevos Vinos? Te recomendamos: Luigi Bosca incursiona en el mundo del vino orgánico

Gran Enemigo Single Vineyard Torrontés 2019 es ante todo un blanco sumamente complejo y lleno de sutilezas. Color amarillo verdoso de baja tonalidad, en aromas priman las notas minerales y otras provenientes de la crianza con velo (frutos secos), pero también hay aromas cítricos y herbales. Lo más interesante es su boca: un mix de textura (mineral, envolvente) y acidez, que lo vuelve muy gastronómico. Su graduación alcohólica es de 12,5%.


La mala noticia -hasta acá venía todo bien- es que se hicieron muy pocas botellas, y que ya volaron. El ejercicio de recorrer vinotecas y restaurantes quizás de resultado, y si aparece una botella mejor guardarla: tiene mucho potencial de añejamiento.