Jorge Rubio saca una criolla a contramano

En su línea de vinos jóvenes, la bodega del sur mendocino incorpora una Criolla Chica

Jorge Rubio A Contramano
Línea completa de A Contramano

A Contramano es la línea de vinos jóvenes de la bodega del oasis sur mendocino Jorge Rubio, vinos fáciles de beber y sin crianza en barrica, que echan mano tanto a variedades clásicas, como el Malbec o el Cabernet Sauvignon, o criollas como el Moscatel y -esta es la noticia- la recién llegada Criolla Chica.

Su precio es $2100

"Esta Criolla Chica proviene del único viñedo de esta variedad existente en nuestro departamento. Se trata de un parral de más de 50 años de un pequeño productor de la zona de Carmensa, al sur de nuestra ciudad. Junto con la Moscatel y la Pedro Gimenez, la Criolla Chica forma parte de nuestro patrimonio vitivinícola y queremos revalorizarla", cuenta Jorge Rubio, jefe de enología y director de la bodega.

A Contramano Criolla Chica
A Contramano Criolla Chica
¿Querés leer más sobre Nuevos Vinos? Te recomendamos: Santa Julia ahora también tiene un Pinot y un Franc

Según estadísticas del Instituto Nacional de Viticultura (INV), en la Argentina hay sólo 322 hectáreas plantadas (144 de ellas en la provincia de Mendoza), las que representan menos del 0,2% de la superficie total de viñedos. En el departamento de General Alvear, donde se encuentra la bodega Jorge Rubio, la superficie cultivada de Ciolla Chica no supera las 3 hectáreas.


A Contramano Criolla Chica 2022 es un tinto rojo brillante de baja intensidad (podríamos tomarlo como un rosado). Sus aromas son los de la fruta roja fresca, con algo de flores (rosa); en boca tiene bastante volumen pero muy bajos taninos, y repite la fruta en sabor. Es un vino para beber fresco, casi frío, y va bien como aperitivo o con comidas cotidianas, como pizzas, hamburguesas, picadas, pastas (le falta taninos para carnes más potentes). Su graduación alcohólica es de 13,1%.