Mumm Léger Spritz: buena idea, resultado no tanto


mumm leger spritz
El original Mumm Léger y su hermanito, el Spritz

Si los bitters funcionan, ¡entonces pongámosle naranja a todo! Ese podría ser el razonamiento detrás de una avanzada de bebidas alcohólicas que incorporan un toque de naranja a su formulación clásica (en general naranja amarga). A veces funciona bien -un ejemplo reciente podría ser el Tanqueray Flor de Sevilla-, y otras no tanto... Bueno, el nuevo Mumm Léger Spritz entra dentro del grupo "no tanto".


Mumm Léger nace a fines de 2019 con el concepto de aportar un espumante fácil de beber y versátil a la hora de hacer tragos, y cumple ampliamente con ambos objetivos. Elaborado mediante método charmat a partir de uvas moscatel ofrece un interesante equilibrio entre el dulzor natural y la acidez. El nuevo Mumm Léger Spritz da un paso más, y sobre esa idea incorpora un mix de bitter y cáscara de naranja amarga, pero el resultado no es superador. Todo lo contrario.

Su precio en supermercados ronda los $400

Mumm Léger Spritz mantiene el tono fresco, también la burbuja fina y amable, pero el equilibrio entre el dulzor y el amargo no está del todo bien logrado. El sabor resulta deslucido si se lo bebe solo (o con hielo); en tragos funciona mejor si lo que se busca es aportar burbujas y cierto tono amargo. Aunque es fácil que este último quede apagado si se incorporan otros ingredientes aromáticamente invasivos. Para un Spritz, donde el amargo lo aporta el Aperol, mejor un espumante neutro.

Si querés leer más sobre Espumantes te recomendamos: Alma 4 incursiona en los Pet Nat con su nuevo Phos