Peer, una patagónica excusa para redescubrir la sidra de pera


Original Peer, en botella de 500 cc

En la última década, un grupo de pequeños productores ha comenzado a desandar la mala fama que la industria de las bebidas le dio a la sidra. En el Alto Valle del Río Negro y en Neuquén surgieron emprendimientos que retomaron la elaboración artesanal de la sidra, que está basada en una minuciosa selección de la materia prima (manzanas, peras) y en procesos que eviten el agregado innecesario de aditivos y sustancias químicas. Dentro de esta movida se encuentran los productores de Peer Cider, una deliciosa sidra de pera que invita a redescubrir una bebida de muy alta calidad y de mucha personalidad.


Lo idea es servir la sidra en copa de cerveza

Original Peer, que se vende en botellas de vidrio de 500 cc, se elabora a partir de peras de las variedades Williams, Packhams y D´Anjou, cosechadas en parte maduras y en parte verdes, para obtener frescura y bajo contenido alcohólico (4,5%). El resultado es una sidra suave y equilibrada, con aromas a pera y a almíbar, junto a una pequeña nota cítrica. En boca es amplia, de bastante volumen y una gasificación muy delicada. Jugosa, de acidez alta que se equilibra con el dulzor, entre sus sabores predominan los de la fruta.

Su precio de venta sugerido es de $195 y se puede adquirir en la tienda virtual de Peer

Si bien el perfect serve recomendado por la marca es servir la sidra a 4°, inclinando la copa para airearla y abrir sus aromas (incluso con la posibilidad de agregar hielo si el clima lo requiere), desde acá disfrutamos de tomarla fresca, pero no tan fría, para percibir mejor su textura levemente melosa, algo que que solo se puede apreciar en productos en los que no es necesario el frío extremo para enmascarar defectos.




Contacto

Condiciones de uso