Regreso renovado: ahora O. Fournier es Alfa Crux


Crux Tempranillo 2017

Nuevo nombre, nueva imagen, nuevos dueños... O. Fournier, la bodega establecida con su edificio de increible arquitectura en El Cepillo, Valle de Uco (Mendoza), fue adquirida en 2018 por el grupo Agostino Wines -los propietarios de Finca Agostino y Telteca- y finalmente regresa al mercado con sus vinos en una renovada imagen que incluso lleva nuevo nombre: ahora la bodega toma el nombre de su vino ícono, Alfa Crux.


Días atrás se realizó la presentación en sociedad de los nuevos vinos: un Malbec y un Tempranillo dentro de Crux, la nueva línea de entrada de gama de la bodega, que en esta nueva etapa tendrá un portfolio más acotado que se completa con las líneas Beta Crux y Alfa Crux (ambas integradas por un blend con importante presencia del Tempranillo y un Malbec). A diferencia de la línea Urban Uco, que constituía la entrada de gama cuando la bodega era O. Fournier y que ofrecía vinos jóvenes con poco o ningún paso por madera, Crux cuenta con vinos con palpable crianza en barrica.


Si bien los dos vinos están muy bien, vamos a destacar aquí al Crux Tempranillo 2017, por el simple hecho de que existen pocos tempranillos en la Argentina tan bien logrados y de tan buena relación precio-calidad. Se trata de un tinto color rojo-violáceo muy intenso; sus aromas sos los de la fruta negra y el tabaco. En boca se destaca su entrada sedosa, aterciopelada, con unos taninos finos algo dulces, y sabores a fruta negra y roja madura, acompañadas por notas de tabaco. Acidez alta, tensa y jugosa, y un final largo. Aunque bien puede beneficiarse de algún que otro año de descanso en botella, ya está listo par beber. Su graduación alcohólica es de 14%.


Su precio de venta sugerido ronda los 700 pesos.

98 vistas

Contacto

Condiciones de uso