Buscar
  • Sebastián Ríos

Cheval des Andes 2016: ágil pero sin perder la elegancia

Actualizado: 31 de dic de 2019


Cheval des Andes 2016

Desde su primera añada, la 1999, Cheval des Andes ha recorrido un largo camino. Los distintos enólogos y las diferentes condiciones climáticas de cada cosecha han dejado su huella en este proyecto conjunto entre la argentina Terrazas de los Andes y al francesa Château Cheval Blanc. Y si bien la búsqueda ha sido siempre -cómo sus hacedores suelen decir- lograr el "gran cru de los Andes", es claro el sentido de ir despojándose del peso de la madera y el buscar cada vez mayor frescura.


Otra de las intenciones de sus hacedores es acercarse a la proporción original -mitad Malbec, mitad Cabernet Sauvignon-, dejando a muy segundo plano la presencia de otras variedades que supieron integrar los cortes de antaño, como el Cabernet Franc, el Petit Verdot o el Merlot. En este 2016, por ejemplo, el corte es un 58% Malbec, un 37% Cabernet Sauvignon y un 5% Petit Verdot, y la añada en camino, la 2017, se libera del Petit Verdot, volviéndose bivarietal (como ya lo fue la 2015).


Viñedos de Malbec plantados en 1929

"Nuestra búsqueda hoy pasa por elaborar vinos donde el Malbec y el Cabernet Sauvignon sean los grandes protagonistas para generar vinos más frescos y equilibrados”, comentó al respecto Pierre Lurton, presidente de Château Cheval Blanc y Château D`Yquem, de visita en la Argentina para la presentación de la añada 2016.


Gérald Gabillet, enólogo de Cheval des Andes

“La gran satisfacción que nos dio este vino es encontrar la identidad de Cheval des Andes que estamos buscando: un vino fresco, elegante y con potencial de guarda. Tres cosas que se tienen que reproducir cada año. Queremos hacer un gran vino. Y un gran vino es un vino que podés olvidar en la cava por 15 años y cuando lo descorchás es fantástico”, comentó Gérald Gabillet, enólogo de Cheval des Andes desde agosto de 2018.


Cheval des Andes 2016 es un vino con gran potencial de guarda, pero que ya está listo para beber. De color rojo intenso, con bordes levemente violetas, en nariz se perciben delicados aromas a fruta negra (cereza, ciruela) y algunas notas especiadas aportadas por el Petit Verdot. En boca es terso y refrescante, de paso mucho más ágil y vertical que en añadas anteriores, y taninos maduros, con cierto dejo herbal. Hay fruta, hay estructura y hay acidez. Gran, gran tinto. Su graduación alcohólica es de 14%.


Su precio de venta sugerido es de 5000 pesos.

0 vistas

Contacto

Condiciones de uso